sábado, 25 de marzo de 2017

¡Hasta nunca!

OPINIÓN
INFANCIA
   MUJER SONORA

Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 21/03/2017

Un eufórico “¡Hasta nunca!” fue la expresión de despedida de un sonriente niño que salía con su hermanito y hermanita de la casa hogar Unacari ubicada en Hermosillo, Sonora.

El niño de 6 años, peinado igual que su hermanito con un fleco hacia arriba, detenido con gel, abandonaba el albergue para niñas y niños maltratados o que por alguna razón han sido retirados de sus padres, para estar bajo el resguardo del gobierno del Estado.

Era el día más feliz de su existencia a juzgar por su amplia sonrisa y la euforia que tenían sus palabras cuando levantó su manita y saludó al personal mientras cruzaba la puerta hacia la salida que también significaba la salida a su libertad.

Y es que las y los niños que radican en Unacari viven ahí, no porque lo hayan escogido, sino como consecuencia del estilo de vida de sus padres, más no fueron consultados para esa decisión.

Son más de cien, entre niñas, niños y adolescentes. A partir de la publicación de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Sonora, en 17 de diciembre de 2015, hubo cambios nominativos, de facultades y obligaciones.

La antes Procuraduría de Defensa del Menor y la Familia hoy se llama Procuraduría de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes, pero fuera del edificio, en letras grandes, después de un año, permanece el nombre anterior.

En teoría, cambia el enfoque para orientarlo hacia los estándares internacionales y armonizarlo a la Constitución mexicana.

Los cambios llevan a considerar a niñas, niños y adolescentes personas con derechos, con capacidad de ejercerlos y no como una extensión de sus padres, como si fueran pertenencias de éstos.

La institución, a la que todos los miércoles le llegan pizzas de la empresa Domino’s, llama “fuga” o “abandono” al acto en el cual las niñas o niños, solos o en grupo, salen de las instalaciones sin permiso o determinación de autoridades.

“Cada rato pasa”, fue una frase recurrente que durante la semana pasada escuchamos mientras dábamos seguimiento a la desaparición de dos niñas de 9 años, un niño de la misma edad, y una adolescente de 16 años.

Todos habían salido de las  instalaciones de Unacari el domingo 12 de marzo sin que el personal se percatara de ello.

La familia no fue informada del incidente, sino dos días después. Fue la tía de una de las niñas, Isabel Hernández, quien a través de las redes sociales inició la denuncia, exigiendo ver a su sobrina.

Ante la falta de información y el haberse enterado un día después a través de un reportero que ya habían encontrado a las niñas y niño, la angustiada tía decidió solicitar que le entregaran en custodia a la niña y a dos hermanitos de ésta que también se encuentran en Unacari.

Pasó otro día más en el que nadie le daba explicaciones y su preocupación empezó a crecer pues temía que fuera falso que los niños habían aparecido.

Cuando al fin y tras muchas horas de espera le permitieron ver a su sobrina, el estado en que la encontró acrecentó su temor, pues la niña estaba sedada, junto con la otra niña y niño que habían estado fuera del albergue.

No pudo dialogar con ella, dadas las condiciones  en que se encontraba. La vio adormilada, flácida y apenas balbuceaba lo que pretendía fueran palabras.

Hasta el momento, las condiciones de cómo salieron, o cómo se trasladaron hacia el punto en donde los encontraron, aún  no son explicadas por las autoridades.

Isabel exigió  le entregaran a los hijos de su hermana: sobrina y dos sobrinos. Primero le dijeron que tendrían que pasar por varios exámenes, desde toxicológicos hasta psicológicos, tanto ella como su esposo para poder considerarlo.

Sin embargo, ante las irregularidades del llamado “escape de los niños” por parte de Unacari, la tía acrecentó su exigencia pues la institución no garantizaba la integridad de sus familiares.

Fue así que los exámenes se hicieron en un solo día, pues había la promesa de entregar a los niños el viernes 17 de marzo.

Pero a las horas la decisión se contradijo, ya que por un “error de un empleado”, siempre no se los entregarían.

Volvieron a confirmarle que los niños se irían con Isabel, ante las denuncias públicas que hizo a través de las redes sociales. Los tres menores de edad fueron entregados a su tía el jueves 16 de marzo, justo en su cumpleaños.

Las irregularidades y la tardanza en salir a dar una explicación pública por parte del Procurador de protección de niñas, niños y adolescentes, de nuevo puso en la mira a la casa hogar Unacari.

Las historias van desde la supuesta frecuencia con que “se escapan” niñas y niños del recinto, hasta que todos tienen piojos, que los sedan para que estén tranquilos y otras.

Como medio, fuimos retiradas de la sala de espera de Unacari por una psicóloga, sin una argumentación suficiente pues solo esperábamos a Isabel Hernández, mientras permanecía dentro intentando que le permitieran llevarse a sus sobrinos.

Hermosillo no es cualquier ciudad. Su mala relación con el cuidado infantil la ha hecho ver como un punto en donde la infancia no vale mucho.

En esta ciudad han ocurrido hechos catastróficos que obligan a que las políticas públicas deban respetar impecablemente la legislación, y la rendición de cuentas sea cotidiana.

Por si fuera poco, las hijas y los hijos de la violencia están encerrados, tal vez revictimizados por las propias autoridades. Si bien la Ley de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Sonora, es parte de la armonización legislativa, lo cierto es que los ojos están puestos para constatar si es solo para cumplir, o en verdad respetarán sus derechos.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Twitter: @mujersonora

17/SNE/GG



Leer en CIMAC
 

martes, 14 de marzo de 2017

Universidad de Sonora, de nuevo sin rectora

OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
 MUJER SONORA

Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 14/03/2017

Muchas son las académicas que cuentan con un alto nivel de reconocimiento nacional e internacional y pertenecen a la planta docente, de investigación y administrativa de la Universidad de Sonora.

El día de ayer fue electo por la junta universitaria quien será el nuevo Rector a partir de junio de 2017, recayendo la asignación en Enrique Velázquez Contreras.

En el proceso en el que participaron 16 aspirantes, dos mujeres destacaron por su proyecto y propuesta en caso de llegar a la Rectoría de la institución

Amelia Iruretagoyena Quiroz emana de las Ciencias Sociales, mientras que Etty Estevez Nenninger, de la Ciencias  orientadas a la educación.

La doctora Amelia Iruretagoyena fue coordinadora ejecutiva del departamento de Trabajo Social en los años ochenta.

En el proceso de elección para rector o rectora, Iruretagoyena participó, entre otros, en un evento organizado por mujeres universitarias y externas, para demostrarle su apoyo.

El recinto estuvo repleto, con personas paradas y otras que no cupieron, todas querían decirle que estaban con ella y que su elección sería la mejor.

La hasta ayer aspirante a rectora de la Universidad de Sonora, se enterneció hasta las lágrimas al comprobar que lo que ha sembrado entre las mujeres y la comunidad universitaria en general, ha dado frutos.

Se desempeña actualmente como Directora de la División de Ciencias Sociales, y ha sido promotora incansable de la mediación para resolución de conflictos.

Fue ella quien gestionó un convenio con la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, para que las egresadas de Trabajo Social de la Universidad de Sonora, quienes contaban con nivel técnico, pudiesen elevarlo a Licenciatura.

Formó parte de la primera generación de licenciadas en Trabajo Social, y la primera en obtener el grado.

Fue la primera directora de Servicios Estudiantiles en donde implementó algunos programas de beneficio para el alumnado, como son las becas para quienes presten el servicio social.

Amelia es reconocida en el país por ser parte de las organizadoras de congresos nacionales e internacionales de mediación, además de ser tallerista y conferencista en esa área.

En su trayectoria también obra el haber sido responsable de una investigación sobre el perfil de personas infractoras en Sonora, trabajo que fue fundamental en la creación del Consejo tutelar para menores en Sonora, mismo que sustituyó a la Escuela de orientación para menores.

Al mismo tiempo participó en el grupo interdisciplinario que trabajó la propuesta de ley que dio origen a ese Consejo, del que llegó a ser presidenta.

Iruretagoyena Quiroz ha promovido los derechos de las mujeres desde su ámbito de influencia, promoviendo y apoyando la equidad de género, lo cual es constatado por estudiantes que han acudido a ella solicitando apoyo en algún caso de violencia contra ellas.

HAYDÉE ESTEVEZ

Por su parte, Etty Haydée Estevez Nenninger es profesora, investigadora, asesora y gestora especialista en educación superior, políticas educativas, planeación y evaluación de modelos institucionales curriculares.

Tiene experiencia en planeación y evaluación de proyectos institucionales, asesoría y consultoría de alto nivel.

Es licenciada en Pedagogía, maestra en Educación, con especialización en desarrollo cognitivo y cuenta con doctorado en Ciencias, con especialidad en investigaciones educativas.

Es coordinadora del Doctorado en Innovación Educativa de la Universidad de Sonora. En el ámbito nacional es coordinadora del proyecto de investigación nacional La profesión académica en México: “Impacto de la dinámica social basada en el conocimiento e innovación”.

Fue responsable de la comisión para elaborar el proyecto curricular del doctorado que dirige, y es profesora investigadora de tiempo completo titular c en la Universidad de Sonora.

Con un atrevido título, Etty Estévez escribió el libro “El doctorado no quita lo tarado”, retomado de la frase coloquial que se intercambia entre las y los académicos que han obtenido ese nivel.

En el trabajo aborda los perfiles de académicos de la Universidad de Sonora, entre otros.

También fue coordinadora del proyecto del Centro Regional de Formación Docente e Innovación Educativa.

Esas importantes trayectorias han sido desechadas por la Junta universitaria de la Universidad de Sonora, y de nuevo pone la Rectoría en manos de un académico.

En 74 años de vida la institución no ha contado nunca con una mujer al frente. Solo dos vicerrectoras se han desempeñado como tal.

En la Unidad Regional Centro, campus Hermosillo, la doctora Guadalupe De León Peñúñuri, y en la Unidad Regional Sur, en Navojoa, la doctora Luz Haydée Cruz Morales.

Siendo la institución de educación superior más grande y de mayor antigüedad en el estado de Sonora, una vez más, nos quedamos sin rectora.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Twitter: @mujersonora

17/SNE/GG



 Leer en CIMAC


martes, 7 de marzo de 2017

¿Por qué paramos las mujeres en Sonora?

OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   MUJER SONORA

Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 07/03/2017

Miles de mujeres habremos de parar actividades este 8 de marzo ante el llamado a un Paro Mundial de Mujeres.

Al igual que el 24A o el 25N, este 8 de marzo 8M, el mundo se cimbrará con el reclamo de las mujeres que hará huelga o paro, de acuerdo a la región.

Las demandas y denuncias serán también enfocadas en relación a los tipos de discriminación y violencia que cada grupo de mujeres esté sintiendo que le afecta con mayor magnitud.

En Sonora la violencia feminicida no da tregua. El 2017 se ha presentado como un año violento en general, pero especialmente para las mujeres, pues en dos meses se presentaron once eventos en donde la vida de las mujeres quedó comprometida.

Siete de los casos terminaron con la existencia de las mujeres, y cuatro más quedaron heridas de muerte, sin que tengamos información de si lograron sobrevivir o están muertas.

A diferencia del año pasado, que documentamos dos casos, febrero de 2017 se ensañó contra las mujeres, pues cinco murieron víctimas de feminicidio, pero otras cuatro se vieron de pronto en una lucha por conservar la vida, a pesar de las heridas.

Los lugares  en los que se produjeron las muertes son el municipio de Cajeme con tres casos, Poblado Miguel Alemán con un caso, y Nogales con otro caso más.

El arma de fuego estuvo presente en cuatro de ellos y un feminicida utilizó el cuchillo para asesinar a su pareja.

Las armas cada vez de más alto poder, son las protagonistas este año. En 2016 documentábamos que el uso de las armas de fuego se presentaba en más de la mitad de los casos.

Pero este año también en el feminicidio en grado de tentativa, éstas fueron el vehículo para intentar el asesinato.
De cuatro casos ocurridos en los municipios de Navojoa, Empalme, Cajeme y Guaymas, en tres de ellos estuvo involucrada un arma de fuego.

Eso significa que solo durante febrero tuvimos nueve casos de violencia feminicida, en los que 5 mujeres perdieron la vida y 4 estuvieron a punto de ello.

En total, siete de los eventos estuvieron caracterizados por el disparo directo del arma de fuego en contra de las mujeres.

Esto difiere de los eventos del pasado en donde las pistolas, metralletas y otros instrumentos antes de uso exclusivo de las fuerzas armadas, estaban presentes en regiones de combate al crimen organizado.

Las mujeres y niñas eran víctimas indirectas al quedar en el fuego cruzado, más eso no ocurría en el estado de Sonora.

Por su parte, el mes de enero de 2017 tuvo la misma incidencia que el año pasado con dos casos, una asesinada por golpes y otra por arma de fuego.

Ambas en el municipio de Cajeme ubicado al sur del Estado, y para el cual organizaciones de la sociedad civil solicitaron la Alerta de Violencia de Género (AVG) el mayo de 2015.

Por ello es que en Sonora se escogió el Alto al feminicidio como consigna del paro-concentración-marcha del 8 de marzo.

Hay un desconcierto por una política estatal no clara para atender los casos de desapariciones de mujeres, no obstante que puntualmente se cumplió la recomendación sobre AVG de implementar un protocolo para búsqueda de mujeres desaparecidas.

Las 768 mujeres que se registraron como desaparecidas en Sonora de enero de 2014 a agosto de 2015 por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), ponen a la entidad en el tercer lugar nacional después de Jalisco y Veracruz.

Y si bien hay un esfuerzo y compromiso por mejorar las técnicas de investigación del delito de feminicidio con perspectiva de género, los casos en aumento nos siguen indicando que algo falta.

No solo se siguen presentando, sino que están modificando su estructura, pues el incremento en el uso directo del arma de fuego contra las mujeres habla de un descontrol en la capacidad de técnicas de inteligencia para estimar la magnitud de la población armada en nuestra entidad.

La Seguridad Pública no ha hecho lo propio para cumplir la dimensión de prevención, ordenada por la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para las Mujeres del Estado de Sonora.

Es como si los esfuerzos caminaran por detrás de la realidad, cuando ésta ya nos ha rebasado, pues otro fenómeno que se ha presentado son los suicidios dudosos.

El caso de Linda Jocellyne en Guaymas, que se determinó como suicidio, mantiene en la mira los métodos judiciales, pues su familia no ha quedado conforme con esa resolución, por las irregularidades presentadas durante las investigaciones.

Es un caso pendiente para la sociedad guaymense que se manifestó en el Ministerio Público en apoyo a la familia que dolida imploraba una investigación profunda de los hechos, en donde estuvo involucrada la pareja de la chica, y a quien se le creyó sin más,  la versión del ahorcamiento de su pareja.

Por las víctimas de feminicidio, que como aquellas mujeres de la fábrica textil en Nueva York el 8 de marzo de 1911 murieron quemadas por la discriminación laboral, hemos de parar.

Para visibilizar todas las formas de violencia que sufren las mujeres del Estado que según la ENDIREH 2011 ocupa el primer lugar en violencia en el noviazgo, pararemos y marcharemos este 8 de marzo. Explanada del museo y biblioteca de la Universidad de Sonora, Hermosillo, Sonora.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Twitter: @mujersonora

17/SNE/GG



Leer en CIMAC

Violencia mediática a la orden del día

OPINIÓN
VIOLENCIA
   MUJER SONORA

Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 21/02/2017

Que la Feria internacional de la lectura Yucatán (FILEY) haya utilizado una imagen que reproduce la violencia extrema contra las mujeres y expresamente incluya el consentimiento de la mujer, no es raro, pues ante la falta de creatividad publicitaria se reproduce la vieja historia de usar los cuerpos de las mujeres para reírse de ellos, para violentarlos o para venderlos.

Lo increíble es que las instituciones encargadas de velar por los derechos humanos, particularmente por los derechos humanos de las mujeres, permanezcan calladas.

Aunque eso ya tampoco debería parecernos  raro, ya que la publicidad apologista de la violencia de género de la FILEY no es aislada, sin ninguna consecuencia para la serie de anuncios ya sea de empresas privadas o de las propias instituciones gubernamentales.

Si bien el fundamento de la FILEY -de actitud poco convencida- en la explicación del retiro de la publicidad referida evoca la libertad de expresión y la pluralidad de ideas, hay un empoderamiento del discurso que responsabiliza a quien lee por la “interpretación negativa”.

Reiteran su rechazo a cualquier tipo de violencia, pero ni por asomo se les ocurre emitir una disculpa pública. “La FILEY se pronuncia a favor de la pluralidad de ideas, la diversidad de pensamiento y también la tolerancia en el marco de la libertad de expresión”, reza su publicación. En otras palabras, ante la presión retiran el cartel, pero no significa que estén de acuerdo en que el mensaje reproduce la violencia extrema contra las mujeres.

Desafortunadamente la instancia cultural de Yucatán no es la única que ha hecho de la imagen de la mujer la oportunidad de reforzar los estereotipos de género.

El 6 de noviembre del año pasado Cultura UNAM publicaba un anuncio para publicitar el espectáculo de danza de la Compañía Mar Gómez de España, Heart Wash, que se presentaría el 12 del mismo mes.

En el cartel una mujer con vestido y zapatos de tacón cargaba abrazada y con dificultad una enorme lavadora proporcionalmente mayor al volumen de la mujer.

Tras la lavadora, se veía el cuerpo de la mujer, el vestido, las piernas y los tacones, pero no su rostro, solo su cabello, es decir la mujer era solo cuerpo no pensante, un cuerpo ligado al electrodoméstico.

A pesar de algunas manifestaciones de desacuerdo, no hubo ninguna explicación ni se retiró la publicidad.

En el mismo mes, pudimos observar la campaña del programa federal de la Secretaría de Salud “Cómo le hago”, en donde  a través de la composición de imágenes y texto se responsabiliza a las mujeres del embarazo adolescente.

Uno de sus carteles muestra en primer plano a una jovencita observando el dispositivo para test de embarazo en el que se presume, por su expresión, que está obteniendo un resultado positivo.

Atrás en segundo plano, desenfocado, aparece un joven con la mano tapando su boca. No queda claro si es el hombre responsable del embarazo, un amigo o un hermano que está acompañándola.

Por lo tanto, evidentemente ella está sola en el drama, pues a partir de la imagen el joven no es parte de la escena del resultado.

Otra vez se refuerzan los roles de género, al mostrar un “problema” de las jovencitas eximiendo al hombre responsable, y a las propias instituciones que no educan en sexualidad, y a las que no proveen de anticonceptivos de acuerdo a la demanda.

Todos estos productos comunicacionales, algunos que forman parte de campañas gubernamentales, contribuyen a construir la normalidad de la violencia hacia las mujeres, a reforzar los estereotipos, están pues al servicio de la violencia estructural.

Lo terrible es que estos ejemplos de entre muchos otros,  han sido protagonizados por instituciones públicas que deberían ser las primeras en transversalizar una postura de no discriminación, cero tolerancia a la violencia social y de género, y pugnar por una nueva sociedad sin estereotipos, ni falsos argumentos basados en los usos y costumbres.

Secretaría de Salud, Cultura UNAM o la Feria Internacional de la Lectura Yucatán han hecho lo mismo,  moverse en la amplitud de su derecho a la libertad de expresión, curiosamente –porque no lo hacen con otro sector de la población- violentando a las mujeres.

El sexismo y la misoginia son el sino de un arte publicitario que no evoluciona. Las instancias de las mujeres permanecen calladas, mientras la publicidad encasilla a las mujeres en cuerpos violentables, usables y sin pensamiento.

Mientras no se regule la violencia mediática de género, el círculo violencia-retiro-disculpa seguirá a la orden del día. Lo lamentable es que se podrá viralizar el logro de la ciudadanía que presiona para su retiro, pero a los perpetradores el gusto de haber propiciado  la violencia, nadie se los quita.

Peor aún, la imagen ya pertenece al mundo virtual y seguirá presente navegando a través de todas las redes que hoy día existen, aunadas a las que diariamente se agregan.

La FILEY podrá haber retirado la versión de la serie de carteles, inspirada en el libro Las 50 sombras de Grey, pero ésta permanece en la memoria y disponible para compartirla por siempre. El daño está hecho.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Twitter: @mujersonora

17/SNE/GG



 Leer en CIMAC

miércoles, 8 de febrero de 2017

Dictamen excluyente

OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   MUJER SONORA

Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 07/02/2017

Treinta y nueve segundos fue tiempo suficiente para que las y los integrantes de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso de Sonora aprobaran en lo general y en lo particular el dictamen de la ley que crea el Instituto Sonorense de la Mujer.

A eso se redujo el intento de las ciudadanas que con oportunidad presentaron una iniciativa que trabajaron en conjunto en el movimiento amplio de mujeres y que, a pesar de los años, es vigente.

Siete personas que desconocen la iniciativa ciudadana, que nunca mencionaron la petición de las mujeres, y que tampoco dijeron algo sobre otra iniciativa presentada por un diputado que proponía convertir en Secretaría a la instancia de la mujer.

Siete legisladoras y legisladores cuya especialidad es cualquiera, menos los derechos humanos de las mujeres. Ellas y ellos levantaron la mano en automático para dar la venia a la iniciativa de la gobernadora del estado, Claudia Pavlovich.

El propio dictamen de fecha 30 de enero de 2017 se refiere a la iniciativa oficial como la única, omitiendo mencionar las otras dos iniciativas.

LEY SIN CONSULTA

Con ello cancelaron la posibilidad de que las ciudadanas -por cierto algunas fueron impulsoras del Instituto Sonorense de la Mujer- pudieran dar su opinión. Ignoraron la posibilidad de consultarlas para conocer su punto de vista sobre la viabilidad de la propuesta gubernamental.

Las viejas prácticas de aprobar iniciativas gubernamentales sin discusión e ignorando a la ciudadanía se reviven para dar vida propia a una instancia que en diez y ocho años ha demostrado que ser una oficina de gobierno sujeta a los vaivenes políticos no ha dado resultado.

La esperanza de ciudadanizar el ISM la están cancelando las y los legisladores al aprobar un dictamen que esta semana será llevado al pleno del Congreso, además con la petición de que se dispense el trámite de segunda lectura y sea considerado de obvia resolución.

Sabemos que eso significa que, de alguna manera, los partidos políticos que tienen representación en la 61 Legislatura ya se pusieron de acuerdo para aprobarla, seguramente a cambio de alguna negociación que desconocemos.

El próximo jueves tendremos Ley del Instituto Sonorense de las mujeres, pero no la propuesta por las mujeres, ni alguna en la que hayan sido consultadas.

El colmo es que, en reunión de diciembre de 2016 del Consejo Consultivo del ISM, la directora de la instancia se comprometió a circular la iniciativa gubernamental para conocer las opiniones de las consejeras, misma que nunca compartió.

CUMPLIÓ SOLO EL TRÁMITE

El dictamen aprobado por la Comisión, que preside la diputada Lisette López Godínez, es un documento que vacía la iniciativa de la Gobernadora y solo cumple el trámite para cumplir la formalidad de convertirla en ley.

El Congreso desdeñó la propuesta ciudadana, violando el elemental derecho de petición, en este caso para ser consideradas en las discusiones de las iniciativas, ante la conciencia de que eran tres.
Pero la sumisión política al poder ejecutivo volvió a hacerse presente, y la era de la transparencia y vinculación con la ciudadanía tirada al traste.

Entre lo más grave es que, dentro de los cambios expuestos por la iniciativa dictaminada, está la creación de dos consejos, a diferencia de uno extenso que existe actualmente.

Consejo consultivo y Consejo social son los nombres de las organizaciones en donde en teoría estarán representados los diferentes sectores de las mujeres en Sonora y que formarán parte de la estructura de consulta y asesoría del ISM.

No obstante, se introducen candados para la inclusión de las mujeres en dichos consejos, por lo que ya podemos augurar que es una nueva forma que institucionalizará la exclusión.

Lo que parece una buena acción -demandada por las mujeres- la creación de la Ley del ISM, se convierte en la evidencia de que para los poderes del Estado las mujeres siguen siendo menores de edad que no son capaces de hacer propuestas serias y dignas de tomarse en cuenta.

La exclusión es el sino de la ley que será aprobada el próximo jueves. No se tomaron en cuenta ni se discutieron las otras iniciativas presentadas al Congreso, no se consultó a las ciudadanas peticionarias.

Peor aún, no se incluyó ni consultó a la Comisión de Igualdad del propio Congreso. Mucho menos se le invitó a dictaminar en forma unida. La Ley va mal de origen, por lo tanto el propio Instituto tendrá un sustento legal tal vez, pero ilegítimo pues no dio cabida a otras opiniones.

El proceso es una verdadera lástima pues nos hace retroceder décadas en el tiempo al llevarnos a la sumisión de todas las partes que podrían estar involucradas, por el solo hecho de cerrar filas ante una iniciativa gubernamental.

El acuerdo que haya sido por parte de los partidos cancela la posibilidad de avanzar en las recomendaciones internacionales de vincular cada vez más a la sociedad en la armonización de la legislación así como en la creación de políticas públicas.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Twitter: @mujersonora

17/SNE/GG



Leer en CIMAC

Feminicidio en México ¡Ya basta!

OPINIÓN
VIOLENCIA
   MUJER SONORA

Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 31/01/2017

La exposición temporal “Feminicidio en México ¡Ya basta!” exhibida en el Museo de la Memoria y Tolerancia, es un buen ejemplo de cómo el arte también es un vehículo para sensibilizar y exponer sin sutilezas –o con ellas- la realidad más cruda que acecha a las mujeres y niñas en este país.

Teresa Margolles, artista sinaloense del performance, echa mano de diversos recursos para llevar a las personas visitantes por el contexto nacional en cifras. Las definiciones básicas sobre feminicidio y violencia de género contra las mujeres también están en la exposición de Margolles.

Casos emblemáticos, reproducción de las pesquisas, y la representación de la verdad a la que se enfrentan las familias de las mujeres desaparecidas y/o asesinadas está visto en el muy bien llamado laberinto de la impunidad.

Los estantes repletos de carpetas y cajas con leyendas como: “Desaparecidas”, “Expedientes de mujeres”, “No identificada”, “Incompleto” y otras, parecen venirse encima de quienes circulan por ese estrecho pasillo de la ignominia, haciendo que los visitantes sientan por unos momentos lo que las familias, cuando persiguen la justicia a través de ese laberinto que es el sistema judicial mexicano.

LAS QUE FALTAN

Los casos emblemáticos, cuidadosamente escogidos, cuentan historias de víctimas de feminicidio, así como de sobrevivientes de feminicidio, un verdadero acierto de la artista.

Sin embargo, es imposible extrañar entre los diez casos expuestos en una especie de ficha informativa, a Marisela Escobedo y a su hija Rubí Frayre Escobedo. Ambas asesinadas cruelmente, madre e hija serán el vivo ejemplo de que ser mujer en México es en sí mismo un riesgo.

No podíamos dejar de evocar a Paloma Angélica Escobar Ledezma, cuya madre, Norma Ledezma dio a su vida un solo objetivo: Encontrar justicia para su hija asesinada.

Ambos casos ocurridos en el estado de Chihuahua son sin duda de lo más representativo de la impunidad que se cuela indefectiblemente en los procesos judiciales, si las familias no se dedican de tiempo completo a perseguir la justicia.

Marisela nos mostró además que no importa la distancia, los recursos limitados, los niveles de gobierno a los que haya que ir a exigir, como ella lo hizo. Pero quien debía protegerla le dio la espalda, le cerró la puerta.

CUARTOS VACÍOS

Parte de la exposición es la serie “Cuartos vacíos” de la fotógrafa Mayra Martell, quien documenta espacios y objetos personales de mujeres desaparecidas desde 2005. La autora logra introducir a quien la observa, a la intimidad de las habitaciones ahora vacías, de las mujeres que ya no están.

La sección de carteles de Cintia Bolio da cuenta de la respuesta de la sociedad civil organizada para visibilizar y llamar a la respuesta.
Acciones como la Marcha internacional #25N, en donde destacaron los hashtag: #FeminicidiosEmergenciaNacional, #NiUnaMenos, #VivasNosQueremos, están ahí como recordatorio de lo que nos queda pendiente por hacer.

Sin dejar de exponer en síntesis la situación del feminicidio en el mundo, Teresa Margolles muestra un mapa de México, en donde con hilos provenientes de enormes madejas, no solo ubica los puntos geográficos de mayor riesgo, sino que hábilmente nos pone frente a la intersección de los diversos tipos de feminicidio.

Tal vez sea esa la más grande aportación o innovación de la exposición “Feminicidio ¡Ya basta!”, pues nunca nos hubiésemos imaginado que la tipología del feminicidio estaría al alcance de cualquier persona, desglosada en forma sencilla y atractiva.

SIN VIDA

La espiral de la violencia y el tipo penal feminicidio en México quedan establecidos como un conjunto de piezas que componen el enorme problema que no nos cabe en las manos, ni nos alcanza la imaginación para visualizarlo, hasta que vemos el cuerpo sin vida de una mujer.

Si acaso hay un elemento en la exposición del cual nos parece podría haberse prescindido: es el video de la piñata. No existe la certeza de que reproducir la violencia extrema ayude a concientizar sobre la necesidad de terminar con ella.

En cambio, hay muchísimas aportaciones académicas que indican que exponernos a la violencia sistemáticamente, provoca la imitación.

Golpear descarnadamente a una mujer con un palo es una acción que mientras realizamos nuestras actividades cotidianas se está perpetrando en uno o varios puntos del país. Sin embargo, reproducirla en un video que verán cientos de personas, es una especie de revelación para quien nunca la había visto y un refuerzo para quienes la han conocido de una u otra forma.

Tal vez por eso, cuando observábamos a la gente, las mujeres veían la pantalla y en unos segundos se retiraban, mientras que los hombres se quedaban durante minutos a verlo, incluso se sentaban para estar más cómodos.

La edición del libro que concentra lo más representativo de la exposición “Feminicidio en México ¡Ya basta!” es otro de los grandes aciertos, pues al ser la primera  sobre el tema, quedará registrada como la enorme aportación que significa para la difusión del feminicidio en México.

Apoyada por la Ford Foundation, Inmujeres, ONU Mujeres, Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, Católicas por el derecho a decidir y Universidad Iberoamericana, es un trabajo que debe ser visto por el público en general, pero muy especialmente por quienes son encargados de procurar justicia.

Es una oportunidad para colocarnos de frente al tema que, si bien ahora se menciona con mayor frecuencia en las noticias, es imposible sumergirnos al fondo de lo que significa el feminicidio, conociendo los casos en forma aislada.

Por ello hay que agradecer y reconocer a la artista Teresa Margolles y a quienes colaboraron con ella para lograr este resultado. El panorama  global del feminicidio en México está expuesto y debemos ir a su encuentro.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Twitter: @mujersonora

17/SNE/GGQ



Leer en CIMAC

miércoles, 25 de enero de 2017

La instancia de la mujer que queremos y que necesitamos

OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   Mujer Sonora

Especial
Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 24/01/2017

Los años noventas y particularmente a partir de 1994, denominado “rumbo a Beijing”, igual que en todo México, en Sonora hubo una efervescente participación de lo que se conoce como el Movimiento amplio de Mujeres.

Entre los puntos de la agenda de los noventas que se arropaba en el contexto de la Cuarta conferencia mundial sobre la mujer, en Beijing en 1995, y después en su Plataforma de Acción emanada de esta conferencia, se encontraba el clamor por una instancia de la mujer.

Ese mecanismo de promoción y protección a los Derechos Humanos de las mujeres, que en sí mismo constituye una acción afirmativa, dio pie a la creación del Instituto Nacional de las Mujeres, y a los institutos estatales de algunos estados y después de la totalidad de los mismos.

Sonora no estuvo ausente del proceso de creación, pero sobre todo, de la propuesta ciudadana que fue trabajada en muchas reuniones de mujeres que hicieron a un lado sus diferencias políticas y de otra índole para unirse en una sola voz que pedía la creación de un Instituto Sonorense de las Mujeres (ISM).

Fue en 1997 cuando la iniciativa ciudadana tuvo su más acabada versión. El grupo de mujeres hizo un llamado al congreso para que aprobara una Ley del Instituto Sonorense de las Mujeres.

Sin embargo, la propuesta fue desoída y tuvo como respuesta el decreto que emitió el entonces gobernador del estado Armando López Nogales, por el cual se creaba el ISM el 13 de octubre de 1998.

Si bien las mujeres vieron con buenos ojos que Sonora contara ya con una instancia de la mujer, el organismo distaba mucho de ser lo que ellas aspiraban. Se instituyó como una instancia apéndice de la Secretaría de Gobierno, y totalmente dependiente de ésta.

No conformes con ello, las mujeres volvieron a promover su iniciativa para que el ISM fuera una instancia autónoma, con presupuesto y patrimonio propios, digna de las necesidades que requerían ser atendidas.

Por ello en junio de 2003 presentaron una iniciativa ciudadana firmada por 22 mujeres académicas, activistas de ONG y funcionarias estatales como la directora del propio instituto en ese momento, Carmelita Calles Bustamante, y Patricia Araiza Noriega, directora del Consejo Estatal de Población.

La iniciativa no avanzó pues se quedó en el congelador en donde se dejan las iniciativas que no son importantes para los momentos políticos de las legislaturas.

El 20 de abril de 2016 se presentó otra iniciativa que se agrega a la cinco que se existen en total, para darle carácter autónomo al ISM. Algunas lo visualizan con el mismo nombre, y otras como Secretaría de la mujer. Fue presentada por la titular del poder ejecutivo Claudia Pavlovich Arellano, pero aún no es discutida ni aprobada. Será en el periodo ordinario que inicia el 2 de febrero próximo, cuando ésta y otras iniciativas podrán ser analizadas y en su caso, dictaminadas.

Pero no será la única, pues un grupo de mujeres de la sociedad civil entregó el pasado 12 de enero, la iniciativa que engloba las aspiraciones de una instancia de la mujer de acuerdo a las necesidades que se advertían desde 1997.

Con 18 años de vida, el Instituto Sonorense de la Mujer, no cuenta aún con autonomía, con patrimonio propio, ni se autogobierna. Por ello la iniciativa ciudadana de los 90, elaborada y propuesta por las mujeres es más que vigente.

Y a pesar de que algunos de los postulados del documento requieren actualización dado el marco jurídico que ha avanzado durante estos años, la propuesta era vanguardista para su tiempo y basada en los tratados internacionales de protección a los Derechos Humanos de las mujeres, mismos que se han armonizado en las leyes nacionales y locales.

Las diferencias fundamentales entre la iniciativa ciudadana y la gubernamental se resume en tres aspectos: la toma de decisiones, el nombramiento de la directora del ISM y el mecanismo de contraloría social, estrictamente necesario en este tiempo de obligatoria transparencia y rendición de cuentas.

Mientras las ciudadanas proponen que el máximo órgano de gobierno del ISM sea una Junta de gobierno con la participación de 13 mujeres de la sociedad civil constituidas en una asamblea consultiva, que tendrían voz y voto, la iniciativa de la gobernadora da voz y voto a seis mujeres de la sociedad civil, que emanarían del consejo consultivo.

La iniciativa elaborada después de un proceso de análisis desde la ciudadanía, pugna por un nombramiento de la directora general con base en una convocatoria de donde se elegiría una terna con perfiles idóneos, para elegir a la directora. La otra propuesta modifica el nombre a Coordinadora Ejecutiva, pero sería nombrada directamente por la o el titular del poder ejecutivo, como ha sido hasta ahora.


 
“Haber destacado por su labor a nivel nacional o estatal en favor de la equidad de género”, sería uno de los más importantes requisitos para dirigir el ISM.

En ese mismo tenor, la Asamblea Consultiva que formaría parte de la Junta de gobierno, también sería electa atendiendo a una convocatoria pública, en la iniciativa ciudadana. Éstas, y la inclusión de una contraloría social propuesta por las ciudadanas, son las principales diferencias entre ambas iniciativas.

Sería un órgano de análisis, seguimiento y evaluación del impacto de las políticas públicas, programas, proyectos y acciones del ISM y estaría integrado por un número no mayor de siete mujeres representativas de los sectores privado y social, fundamentalmente del ámbito académico, que se hayan distinguido por sus tareas a favor del impulso a la equidad de género.

Esta legislatura tendrá en sus manos la responsabilidad histórica de crear el Instituto Sonorense de las Mujeres, esperemos que tome lo mejor de cada una, y que al fin, las mujeres en Sonora podamos tener la instancia de las mujeres que queremos y que necesitamos.

*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Twitter: @mujersonora

17/SNE/LGL
 

Leer en CIMAC